03 julio 2008

Miedo

Anoche sentí miedo. Volvía a mi casa cuando escalofrío recorrió mi espalda al pasar por delante de un escaparate de una tienda de ropa para niños. Despues de un tiempo mirando horrorizada la escena, saque valor e hice una foto. Aquí está:


Es terrorífico. Siniestro. Me pone los pelos de punta, se me clavan sus miradas, sobre todo la del niño pálido y cabezón de mejillas sonrosadas.






Si hubieran sido de los otros que tienen una especie de párpados para cerrar o abrir los ojos, quizás me habrían dado menos miedo, ya que en caso de conflicto con tumbarlos se acabó el problema.
Mucho mejor con párpados móviles porque cambiaría el concepto del escaparate en su totalidad. Transmitirían otras sensaciones. Como a esos muñecos se les acaban poniendo los ojos raros, que ni abiertos ni cerrrados, o uno abierto otro cerrado, con los primeros parecería que están ebrios y eso es divertido (-¿muñecos ebrios?, ¡madre mía! hay que comprar allí) y los segundos...estarían bizcos o como guiñandote, que sería un poco raro, pero daría menos miedo que lo ojazos esos que lleva el muñecajo.

3 comentarios:

RoBoTiC dijo...

jajaja los muñecotes estos es q se las traen. No sé a quién le pueden gustar.

Aunque por lo menos estos están bien, yo los he visto de estos pero hechos una mierda, con la cara con boquetes to descoloríos... esos si que dan cague xDDDD

Gloria dijo...

joder, joder, joder!! que mal rollooo!! no puedo con esos muñequillos!! ni con las muñecas de porcelana!! es que no puedor no puedor!! y si el bebé ese encima lo mueves y dice "mamá" con voz aguda, vamos me cago patas pa abajo!!! dios!!

Arimike dijo...

vale. me he cagao. Y ahora ¿qué?
O_o