13 octubre 2007

Vergüenza ajena I : el padre Loring y el sida del siglo XXI

Buenas, bloggunos. Hoy escribo porque a veces me siento decepcionada, poco identificada con la visión que los medios tienen (o quieren que la gente tenga) acerca de nosotros, los jóvenes.

Siempre están generalizando hechos aislados, concretos, como que un chaval pegue a un vagabundo porque le miró un pie o que la típica Yoli diga: ¡¡me vah a comé la pipa er coñooooo!!!, que hacen pensar que somos todos así. O te sacan una estadísticas del tipo: "El 99,5% de los jóvenes entre 13 y 18 años se emborracha y practica el botellón. El 0,5 restante sólo bebe Pepsi, pero se droga bastante."

Sin ir más lejos, os comento el reportaje de Espejo Público sobre las becas para estudiar inglés en verano. Malta es uno de los destinos preferidos por los jóvenes españoles que optan a esta beca por ser el más económico. Dreamer estuvo allí y os lo puede contar con más detalle.

Según la visión que nos mostraba Espejo Público, allí no se aprendía inglés, eso era para estar el día entero borracho desperdiciando el dinero de la beca y de los papis en alcohol, y tirarse el verano bailando como una prostituta en las discotecas. Lo que no cuentan son las penosas condiciones en las que se encuentran las residencias, el ruido, la obligación de asistir a clases diarias de inglés si quieres el título. ¿Por qué? Porque lo que realmente importa es el sensacionalismo.

Pero venía a comentar otra cosa.

Hace poco leí en algunos blogs comentarios acerca la emisión de un debate en un programa de Canal Sur acerca de la educación sexual de la juventud (agarraros a algo porque tiene tela). Por supuesto, pondrían a debatir, aparte de alguna sexóloga, a cualquier maruja con cara de no tener ni puta idea que se encontraran por la calle (por cierto, me hace gracia que hablando de los que piensan los jóvenes, no hubiera jóvenes en el debate), porque el rigor brillaba por su ausencia: ponían cortes de la peli American Pie para dar a entender que es eso lo que piensan los jóvenes del sexo. Ya de paso podrían haber invitado a la madre de Stifler y lo bordan.

Pero el momento apoteósico del debate llega cuando interviene un cura jesuita llamado Jorge Loring y dice:
"El virus del sida es más pequeño que los poros de la goma del preservativo y se cuela por ahí, como una pelota de tenis en una canasta de baloncesto".

Y el tío se queda así, tan ancho, después de la película que se monta (según he oído, el VIH se ha desarrollado tanto que no sólo atraviesa los poros del condón, si no que con espadas láser de luz destruyen la capa de látex dejando vía libre a los espermatozoides para llegar al óvulo o "Estrella de la Muerte" para hacerte un bombo). Desde luego si pretendía educar a la población se lució.

Pero es que eso no fue todo. Aparte de ese genial postulado de Microbiología, soltó cosas como: "Una chica que se acuesta con el primero que le gusta es una prostituta” (no, amigo, esas son mujeres normales, prostitutas son las que cobran) o “Usar la píldora anticonceptiva del día después es convertirse en un asesino”.

El cura en cuestión, con chicas que se acuestan con chicos que les gustan

Juzgaz vosotros, bloggunos. No me puedo creer que aún pulule gente así de retrógrada a estas alturas, y que además permitan que un ignorante opine en un debate sólo porque sus barbaridades suban la audiencia. Espero que sea por eso, no por la documentación científica con la que acompañaba sus declaraciones. Lo único que hacía el tío era publicitar su libro "Para Salvarte" que por el título tiene que ser alucinante, alucinante.

Bendita ignorancia, nunca mejor dicho.

Nos vemos en el próximo post.

Un saludo de Bayana.

4 comentarios:

yass dijo...

supe de esta historia, llevo unos dias comentando lo del cura xDDD q weno verlo en vuestro blog un besazo

miguel dijo...

Jajajaja, vale, creo que la frase del jesuíta supera la del obispo de Tenerife como frase del año.

Ildemaro dijo...

Leé el libro. Tal vez lo juzgas un poco mal. me ha ayudado a dejar muchos vicios y a encauzar mi vida.

"El virus del sida es más pequeño que los poros de la goma del preservativo y se cuela por ahí, como una pelota de tenis en una canasta de baloncesto".

Puede ser que no lo creas. Pero también es medio dificil creer en una máquina 100% perfecta que no deja la mínima abertura milimicroscópica en los preservativos. O en el el látex o poliuretano lleguen a ser 100% herméticos por materiales perfectos que son.
Preguntate cómo se hacen los tests de calidad en los preservativos (Con agua... si sale agua, está mal... uhhh)

"Una chica que se acuesta con el primero que le gusta es una prostituta” (no, amigo, esas son mujeres normales, prostitutas son las que cobran) o
No te lo tomes literal. Tienes derecho a equivocarte (Con los chicos, no con tus ideas propias). Pero no puedes estarte equivocando todo el tiempo. Cuando dice "Con el primero que le gusta" no se refiere al primer hombre en la vida de la chica; se refiere a opciones fáciles. (Este si, este no, este si...y este otro.).

“Usar la píldora anticonceptiva del día después es convertirse en un asesino”.
Mi humilde criterio es que los padres colaboran con el cuerpo físico y dios le infunde alma al embrión. Así de sencillo.

Imaginate que alguien te engatusara. Luego te llevara a la cama, haciendote creer que es por amor. Y que después de que le hayas entregado todo (eres mujer, lo comprenderás) y él nada más que palabras, te abandone. Pero que vuelva las veces que quiera, por que siempre podrá hacerte abortar sin sangre, de manera elegante y sin publicidad.

_.Bayan@._ dijo...

Para empezar, quiero agradecer tu opinión. También quiero que sepas que la respeto, por supuesto. La píldora "del día después" puede ser y es abortiva, es decir, evita la implantación en el caso de que se haya producido la fecundación, modificando las características del endometrio para que no sea apto para ello. En cuanto a si este método supone o no un asesinato seguirá siendo tema de debate durante mucho tiempo, puesto que es bastante complicado determinar objetivamente cuándo se considera una vida humana. Hay quien dice que en cuanto se produce la fecundación, ya tenemos un ser humano, al menos en potencia. Otros se centran en el momento del desarrollo en el que se encuentra: tan sólo son un montón de células multiplicándose, ni de lejos un ser humano. Lo que está claro es que al ser abortiva estás impidiendo una posible vida (pero ten en cuenta que en el momento en que actúa la pastilla, no lo es). Por esta razón, se usa como método "de emergencia", porque el primero, generalmente el preservativo, ha fallado; o porque parejas con pocas luces no han tomado precaución ninguna. Para nada estoy de acuerdo con usar la pastilla del día después como método anticonceptivo habitual.
Pero el preservativo no es abortivo. No se ha producido siquiera la fecundación. Además, evitan contagios de enfermedades como el SIDA. Por supuesto, no tiene poros, y el virus del SIDA no va a colarse por ahí. Diferente es que sea defectuoso, pero por regla general no lo son. Aquí solo entra la opinión que pueda tener cada uno acerca de mantener relaciones sexuales simplemente por placer, y no para la procreación. Evidentemente, no voy a tratar de convencerte.
Relamente este post lo escribí en su momento porque me gusta que a la hora de hablar en un debate, se tenga una base científica, o al menos una lógica que apoye esa opinión, que no se hable por hablar, sin saber lo que se dice.
Qué menos que una persona cualificada para un programa que van a ver tantas personas. Yo en ese debate no vi a ninguna. Y estaba claro que el padre Loring sólo iba a dar publicidad a su libro. Claro que da mucha más audiencia un cura hablando de preservativos y SIDA, da igual si lo que está diciendo frente a las cámaras es verdad o no, conviertiendo la escena en otro producto de la telebasura que reina en la televisión, con programas vacíos, insípidos, poco profesionales, y sin ningún otro afán que lucrarse mientras la mitad de los telespectadores se atonta sin darse cuenta.

Un saludo de Bayana.